sábado, 27 de septiembre de 2008

[MARCAPÁGINAS. 3] "El simple arte de escribir", Raymond Chandler

Ha sido uno de los grandes maestros de la novela negra, tal vez el mayor de todos, porque sus libros iban algo más allá de los detectives y las rubias platino. Creó a Philip Marlowe, trabajó para la revista Black Mask, escribió guiones para Hollywood, no soportaba a Hitchcock y gozó (aunque le costó mucho) de la admiración del público. En este libro, además de cartas a editores, abogados, detectives, amigos y demás, también hay reflexiones cargadas de acidez e, incluso, una entrevista con el mismísimo Lucky Luciano. Pero el hablar hoy de ese libro es porque, de entre todo ese torbellino de vida, surge un lamento por encima de cualquier otro: el de no haber escrito nunca nada que le gustar a su mujer, Cissy, una revelación que llega después de la muerte de ésta:
"El simple arte de escribir. Cartas y ensayos escogidos". Raymond Chandler.

1 comentario:

José Luís Romero dijo...

Hola, me presento. Soy Jose Luis Romero, barcelonés, y acabo de publicar mi primera novela, una novela negra, con tiros y todo, que transcurre en la Barcelona actual. ¡Que miedo!
Os dejo (con vuestro permiso) un pequeño extracto y la dirección de mi blog blog.

...En una ciudad tan populosa y cosmopolita como Barcelona en cualquier lugar hay broncas, en cualquier momento se comenten asaltos o te topas con borrachos al volante. Y la noche es otro país con otro idioma, donde predomina la palabra gruesa, el gesto seco y donde campan a sus anchas los pirados que se dedican a incendiar coches y contenedores para divertirse. A esas horas el peligro y la violencia aumentan exponencialmente, sobre todo en el centro. Por algo Las Ramblas se encuentra en el ranking de las diez calles más peligrosas del mundo....
...Otra cosa era el resto de la Plaza y sus aledaños, donde se movía otro tipo de ambiente. Un batiburrillo de gente de la más baja extracción se daba cita también allí. Los bancos públicos y los suelos estaban ocupados por una variopinta hueste antisocial: gente sin patria ni techo, pedigüeños, camellos, borrachos, drogadictos, liendrosos, feos y los más guarros de Barcelona y otras ciudades europeas se congregaban cada noche entorno al sembrado de terrazas más caras de la Barcelona cosmopolita, una milicia que había renunciado al amansamiento impuesto por el sistema y había asumido el extremismo social como forma de vida...
Extractado de SIEMPRE QUISE BAILAR COMO EL NEGRO DE BONEY M...

http://minovelanegra.blogspot.com/