jueves, 1 de diciembre de 2005

EL HOMBRE QUE SIEMPRE VA CONMIGO

Dice uno de mis poemas favoritos de Antonio Machado: "Converso con el hombre que siempre va conmigo....". Hoy me he sorprendido leyendo en La inteligencia fracasada, de José Antonio Marina, el siguiente párrafo:

"Sin la ayuda del habla interna, nuestra subjetividad permanece inarticulada, empastada y borrosa. Nos vemos zarandeados por emociones innominadas que no entendemos. <>, gime Heine en un poema, y lo comprendo. Necesitamos analizar nuestro propios sentimientos aprovechando los recursos que el lenguaje nos proporciona. Gracias a él podemos fijar la atención en nuestra propia vida consciente. Es el órgano de reflexión".

Al fin y al cabo, eso es el motivo de estas líneas y las que vendrán: la de hablar con ese hombre que siempre va conmigo, y, por encima de esa necesidad, una necesidad mayor, la de contar, la de contar historias.

2 comentarios:

Gary Freedman dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Fran dijo...

Que que! que estas censurando! pero que narices ponía? dios y yo que iba a postear algo interesante!
Nada, nada reivindicamos la libertad de expresión! y que esto sea de un periodista! increible!